Universidad de aconcagua

NUESTRAS REDES
Filtro avanzado
Enviar

Nuestra Historia

UNIVERSIDAD DE ACONCAGUA

La Universidad de Aconcagua fue fundada el 29 de diciembre de 1989, estableciendo su primera sede en la ciudad de San Felipe, donde inició sus actividades académicas en marzo de 1990, para alcanzar su Plena Autonomía Institucional el año 2006, a través de Resolución Exenta del Ministerio de Educación, del 20 de enero de dicho año.

Su crecimiento y desarrollo a través de los años, la tienen hoy presente a lo largo del territorio nacional, con sedes desde Calama a Ancud.

En los últimos años, sus principales esfuerzos han estado centrados en el mejoramiento continuo y en la calidad de sus procesos formativos.

Actualmente la Universidad tiene en marcha su Plan de Desarrollo Institucional 2012-2018, el que contiene un conjunto de acciones y metas tendientes al cumplimiento de su Misión y que, entre otros objetivos, apunta a que la institución ingrese al Proceso de Acreditación en los próximos años.

En el contexto anterior, la Universidad ha implantado su nuevo Modelo Educativo, el que recogiendo las actuales tendencias mundiales, promueve la inclusión; se retroalimenta permanentemente con el mercado laboral; y entrega un sello formativo, que más allá de los conocimientos propios de cada especialidad, dota a los egresados de habilidades como la comunicación efectiva, el liderazgo, el trabajo en equipo y la resolución de problemas, las cuales hacen la diferencia y facilitan su acceso al mundo del trabajo.

Como ha sido desde su fundación en 1989, la Universidad de Aconcagua posibilita el acceso a estudios superiores, tanto de jóvenes que recién egresan de la Enseñanza Media, como a trabajadores, que no tuvieron la oportunidad de estudiar en su juventud, o bien que aspiran a un nivel de formación superior o a una segunda carrera, para quienes cuenta con horarios y la metodología que hacen compatible el estudio con el trabajo. Esta coexistencia de jóvenes y trabajadores constituye un elemento enriquecedor de su comunidad y refrenda a la UAC como “un espacio abierto a todos”